Relaciones contaminantes
La agresión verbal
Palabras que matan III

                       

 

 

                          Por: Guadalupe Cervantes - Pacheco

 

 

 

Una forma de evitar confrontación mayor frente a un violento verbal es expresarle que compartes su punto de vista aunque no sea cierto.

amornoes
amornoes

“Lo que me estás diciendo es que te gustaría que yo…..”

 

“Entiendo que tú me pides…” 

 

“Cuando tu expresaste que te molesta…”

 

Cuando se aprende a tratar con personas agresivas, difíciles y complicadas, el poder tarde o temprano de la situación se podrá obtener si se cuida el tono de voz y las expresiones gestuales.

 

En muchas ocasiones el agresivo verbal no está en nuestro círculo primario de relaciones. No compartimos con él la vida excepto en el área laboral o en encuentros casuales.  Así que para relacionarse de la mejor manera vendrá muy bien tener a la mano palabras cortas y simples que permitirán optimizar trabajo.  Estas son:

 

Hola…  Gracias…  Por favor…   Tu puedes…  

 

Eres capaz…   Confío en ti…   Sé que podrá….

 

Ahora veamos algunos puntos sobre como tratar a una persona agresiva verbal:

 

+ Recuerda que este tipo de persona siempre está a la defensiva de cualquier palabra, o gesto con lo que le respondas.

 

+ Este tipo de persona se siente no querida ni aceptada, por eso tratará de demostrar su enojo y resentimiento,

 

+ Debes estar muy alerta porque un agresor verbal intentara de todas formas hacerte parte de su discusión.  Usará mil formas para alterarte y que pierdas la paciencia.  Espera con entusiasmo que le respondas con ira.

 

+ Los agresivos verbales en su gran mayoría querrán imponer su visión personal sobre los hechos.  Esperará cualquier cuestionamiento de tu parte para insistir una y otra vez que su percepción es la correcta.

 

 

 

Bibliografía.

“Ser siendo humano”

Guadalupe Cervantes de Pacheco

 

“Gente Tóxica”

Bernardo Stamateas

BSA

“Comparto tu punto de vista…”

 

“Me parece correcto lo que dices…”

 

“Tu parecer es cierto…”

También puede resultar “aplacante” retomando las frases dichas anteriormente por la persona que usa la agresión verbal pero en forma más sutil para que comprenda que con un tono suave la comunicación también es posible.  Por ejemplo: