"Quien no toma a su madre no tiene éxito,

fracasa en todos los planes."

¿Es reparable la relación con la madre?

Los conflictos son necesarios. Muchas relaciones con la madre están bloqueadas porque tenemos expectativas con respecto a esa persona, que va más allá de lo que se puede esperar de un ser humano; y si los padres fueran perfectos, si la madre fuera la ideal, nosotros no seríamos capaces de vivir, no tendríamos la fuerza para vivir.

 

Somos capaces de vivir porque nuestros padres tienen errores. Eso es lo que nos introduce en la verdadera vida, o sea, amamos a nuestros padres así como son, tal cual como son, y así nos volvemos felices.

BERT HELLINGER 

Creador de la Constelaciones Familiares

PW  "MUNDO NUEVO"

 

 En la visión de 

"Día de las Madres"

Por: Javier Velasco

 

Estamos inmersos en una cultura donde la mamá se sacrifica por todos y esto, ofrece una creencia de que es una buena madre e incluso, socialmente, se recibe mucho reconocimiento y la gente comenta

"Día de las Madres"
amorNOes

En esta ocasión y aprovechando que es el mes en que se celebran a las madres, me gustaría hacer una reflexión de cómo la mamá provoca que haya machos.


Estamos inmersos en una cultura donde la mamá se sacrifica por todos y esto, ofrece una creencia de que es una buena madre e incluso, socialmente, se recibe mucho reconocimiento y la gente comenta “que buena persona, da todo y no se preocupa por sí misma”. Tal pareciera que abandonarse a sí misma, es una forma admirable de ser.


Todos conocemos a la mamá que prepara los desayunos de sus hijos a pesar de que estos ya son unos adultos de treinta o más años o les anda haciendo tareas que no le corresponden y sólo piden “amor y una licuadora el día de las madres”.
 

Como individuo, la mamá se pone en último lugar y hasta parece miserable consigo misma “que mis hijos estén contentos” “y yo ya veré que hago”, “con verlos felices es suficiente”. Ni siquiera son capaces de pedir un favor a un hijo.


Primero hay que saber que la función de los padres no es hacer personas felices, si no hijos bien educados y que la felicidad es responsabilidad de ellos.


Esto genera también en los hijos una visión devaluada de la mujer ya que tal parece que ellas sólo están para servir y a la mamá, como quiera la respetamos, pero al enfrentarnos en la vida a otras mujeres, las tratamos como si fueran menos o si fueran una propiedad devaluada de otros.
 

La mejor manera de no educar “machos” es enseñarlos a ser responsables y a que respeten a la mujer como alguien igual, y que ellas entiendan que no tiene porque comportarse servilmente.


El amor es compartir y respetarse uno al otro.


Ya quitémonos de la cabeza que las mamás nacieron para servir solamente; también merecen ser servidas por sus seres queridos.


Felicidades mamás, sean muy felices.  Gracias por lo que dan y acuérdense… que también merecen recibir.

© 2015 por ANNEE