amorNOes

"Relaciones contaminantes"

"El rechazo contaminante"

I.-  El rechazo contaminante I.- El rechazo emocional es tóxico e impide disfrutar de todo lo que se ha conseguido en la vida...

II.-  El rechazo contaminante II.- Cuando hablamos de rechazo, puede que nos sintamos incómodos, ya que es un sentimiento que tendemos a rechazar...

III.-  El rechazo contaminante III.- Existen personas que hablan maravillas de los demás, pero en el momento de referirse a sí mismas lo hacen con peste y media...

"El rechazo contaminante I"

La emoción contaminante del rechazo tiene que ver con todo lo que hacemos para obtener aceptación.  La aprobación es una necesidad pero puede ser mal buscada porque el rechazo anida en el corazón.

 

Vivir sintiendo el rechazo es un dolor único porque ser aceptado es un permiso para vivir.  Nadie puede vivir sin una dosis de aceptación y esto no se puede comprar, se construye dentro.  Las personas no tienen la autoridad para rechazarte ni aceptarte.  Sólo tú puedes hacerlo. 

 

Los primeros en dar esa validación son los padres y poco a poco nos vamos damos cuenta que cada uno de nosotros tiene la capacidad de darse ese valor.  Cuando una persona ha experimentado el rechazo, es doliente donde quiera que esté y con quien esté,  sobre estima las opiniones, es hipersensible y a través de la manipulación intenta controlar, eso hace que la gente se aleje.

 

El rechazo emocional es tóxico e impide disfrutar de todo lo que se ha conseguido en la vida,  la persona se concentra sólo en ser querida, felicitada o no por los demás.  De ahí que mucho de las conductas y actitudes que se forman en la persona que se percibe rechazada sean ambiciosas, miserables y avaras.  No importa si son muchos o pocos los bienes que se han acumulado, la emoción contaminante del rechazo impedirá el gozo.

Mujer en el travesaño de la ventana

El rechazo nos convierte en personas susceptibles. 

Cuando se busca la aprobación de la gente, nos convertimos en esclavo de ellos.

 

El rechazo nos impide echar raíces. 

Mientras no haya una afirmación como persona, seremos errantes buscando un lugar en el mundo.

 

Las personas rechazadas no se cuidan. 

Su refugio pueden ser las adicciones, se aíslan del mundo que les rodea. 

Una persona rechazada es transmisora de su propio rechazo.  El rechazado hará todo lo posible para ser rechazado.  El herido sólo podrá dar lo que ha recibido.

 

Si buscas el reconocimiento en el exterior, no podrás disfrutar de ningún éxito, de ninguna alegría, porque lo que es importante para ti tal vez no lo sea para el otro.

 

La propia estima no depende de lo que posees, de las palabras de aprobación que el otro te ofrezca.  Tu autoestima aumentará a medida de la aceptación que logres hablándote con bondad a ti mismo.

 

Tu vida sigue tus pensamientos,  y de acuerdo a tus pensamientos, serán tus creencias:  la vida nunca irá más lejos de lo que piensas.   Lo que más te has repetido de ti mismo forma parte de tu imagen.

"El rechazo contaminante II"

Cuando hablamos de rechazo, puede que nos sintamos incómodos, ya que es un sentimiento que tendemos a rechazar.  Nos resulta difícil entender esta emoción y también la capacidad de cambiarla.

 

Freud afirmó que lo contrario del amor no es el odio sino la indiferencia. En el amor o en el odio la persona percibe que existe, que es tomada en cuenta, en la indiferencia se borra su existencia. Aquí se da la raíz de la violencia en algunas relaciones donde el amor pasado se sustituye por insultos y golpes, preferible situación antes de sufrir el pavor de ya no ser visto.

 

Muchas tristezas que no entendemos tienen una sola explicación: no quisiste como los otros necesitaban o no te quisieron como tú lo esperabas. Por esta razón algunas personas tienen alteraciones espirituales, mentales y emocionales, porque sus necesidades de amor y afecto no han sido cubiertas en su infancia. La gente te acompaña sólo hasta donde puede hacerlo, habrá un momento en que nos quedaremos solos y probablemente se viva esta soledad en el momento en que más necesitemos compañía,  y nadie estará.

Pero es necesario reconocer que:

· El rechazo no puede detenerte ni limitarte

· El rechazo no puede debilitarte

· El rechazo no puede condicionarte

No hemos sido creados para el NO.  No hemos salido a la vida para ser rechazados.  Eres aceptado y valorado desde el primer minuto de tu vida.  Si esta verdad la aceptas, ya no necesitarás hacer más pruebas de inclusión ante nadie.

boy-1666611_640.jpg

Seguir adelante no importa las equivocaciones, la oportunidad de volver a empezar siempre se tiene a la mano.  Que el pensamiento que anida tu mente sea el de tu propia aprobación.  Prepárate para dejar de escuchar lo que otros opinan de ti.  Lo que falte de camino por andar procura ir lo más ligero de equipaje.  Disfruta lo que tienes pero no te aferres, eso te ayudará a evitar, o al menos a disminuir el sufrimiento.

 

Así como nuestra mente está llena de pensamientos dolorosos por el rechazo, así también tenemos llenos los armarios y alacenas de productos caducos.  Es buena la práctica de deshacernos de cosas materiales inútiles mientras lo hacemos también de ideas torpes y aniquiladoras que nos esclavizan.

 

Es importante practicar la generosidad de dar por dar simplemente, en lugar de buscar por buscar sin descanso la aceptación de los demás.  Es el momento de desprenderse de cosas y de ideas opresoras.  De aquello a lo que tememos más perder, quizá es lo primero de lo que debemos desligarnos.  Esto puede ser en forma física o emocionalmente.

 

Sólo cuando tires lo viejo, darás cabida a lo nuevo.

Y lo mismo sucede con nuestras emociones.

Cuando permitas que los sentimientos que te han herido salgan de tu vida,

la mejor gente y los mejores momentos estarán por venir.

"El rechazo contaminante III"

Algunos pasos sencillos para ser libres de la emoción del rechazo.

 

          El rechazo termina cuando uso la sabiduría.

 La sabiduría mueve la fuerza, pero la fuerza nunca mueve a la sabiduría.  Rechaza el rechazo.  Comienza a disfrutar la vida.

 

           El rechazo se anula cuando invierto en mi. 

Descubrir el potencial que se tiene y está esperando ser utilizado es fundamental para la autovaloración personal.  Nadie puede dar lo que no tiene.  Como te tratas,  tratas también a los demás, y como te ven te tratan.

 

           El rechazo termina cuando hablo bien de mi.

Existen personas que hablan maravillas de los demás, pero en el momento de referirse a sí mismas lo hacen con peste y media.  ¡Habla bien de ti!  Si tú no te cuidas nadie te va a cuidar.  Haz una lista de tus cualidades y decide honrar diariamente a cada una de ellas.  Transforma tu propia imagen a través de tus palabras.  Todo lo que sale de tu boca te enfermará o te sanará.

 

           El rechazo finaliza cuando me regalo lo mejor.

En la mesa come y come lo mejor.  ¿Para cuándo dejar la mejor manzana?, una buena pregunta que hacía el poeta. Cuando te vistas ponte la prenda que necesita tu cuerpo para sentirse atractivo.  Regálate, date un premio con lo mejor que puedas hacerlo.

 

           El rechazo se anula cuando me uno a personas que ya lo han logrado

Mira y admira a personas que tienen buenos ojos para sí mismas.  Eso añade valor para ti, son una bendición.  Peregrina con personas que te retroalimenten con su energía positiva.

ERES VALIOSO, ÚNICO E IRREPETIBLE, UN SER HUMANO ORIGINAL.      ¿Estás listo para hacerlo?

 

· Renuncia a todo sentimiento que te haga sentir inútil.

· Quita de tus labios toda palabra que implique tu devaloración.

· Rompe con el perfeccionismo y los miedos.

· Libérate de tu historia, de las viejas emociones que hay en tu corazón

· Toma distancia de tus amistades que han dejado de hablarte.

· Independízate de tus ex, cualquiera que estos sean.  No tengas miedo dejar atrás lo que ya no es.

· Despréndete de las emociones que te hieren y te aprisionan.

· Libérate de lo que tienes miedo a perder, sólo así entrará lo nuevo en ti.

 

Después... PERDÓNATE Y PERDONA

2a13f256-3ee6-4e96-b350-b6bee8c0687a.JPG

Bibliografía

“Ser siendo humano”

Ma. Guadalupe Cervantes – Pacheco

“Emociones tóxicas"

Bernardo Stamateas

B.S-A