"Las mamás NO somos también papás"
amorNOes

Feliz día del padre,  a todos y cada uno de los que son padres y esposos,  los que se hacen responsables y los que aparentemente no.

 

Muchas veces nos olvidamos que la historia es de quien la escribe o de quien la cuenta. Como mujer claro que tengo cierta complicidad y alianza con las mujeres que pasan por situaciones donde sufren o sufrieron  de maltrato, infidelidad, de parejas irresponsables que deciden la comodidad de “permanecer enojados con la madre de sus hijos” para evitar dar dinero y alimentar, educar, vestir y hasta divertir a los hijos, que por cierto, fueron el  resultado de una relación en donde ambas partes pensaron que había amor. Madres que tuvimos que tomar el papel de mamá y proveedor a la vez .

Mujeres que no deberíamos sentirnos orgullosas de que nos feliciten en este día por ser también papás. ¡NOOO!  de ninguna manera somos papás. Somos mamás, separadas con la suficiente fuerza emocional para superar tanto dolor, desesperación, miedos y dudas, con la constante incertidumbre de “si podremos salir adelante”.

 

Mujeres que nos superamos a nosotras mismas cada día para poder  abarcar y organizarlo todo. Grandes mujeres e impresionantes mamás, pero de ninguna manera o forma somos papás.

Yo creo que si en verdad nos situamos en nuestra condición familiar, dejaremos de portar una camiseta o etiqueta de víctimas por no tener un hombre en nuestra casa.

 

Aceptar nuestra realidad,  no somos una familia incompleta, somos una familia en donde el papá no vive con mamá e hijos.

 

El romper con lo acostumbrado es ser diferente. Existen familias donde los padres viven juntos, otras, donde los abuelos, hermanos con sus esposas  e hijos viven  en una sola casa y no por eso  los marca como una familia más completa, es simplemente, "diferente a la nuestra."

¿Qué es lo que  determina “la idea” de que lo que se vive en una familia es  bueno,  malo,  incompleto, roto o disfuncional?,  el sentir, tan solo el sentir de los padres y cómo a sus hijos lo explican y predican con  el ejemplo.  

  

¿De que manera enfrentamos este día con nuestros hijos, sobre todo cuando el padre no es presente?

 

-  Aléjate de la culpa. No te obligues a sentir tristeza y soledad, las situaciones ocurren por millones de razones en donde pasamos por alto el sentir real de nuestra alma, en donde recibimos  esas millones de señales de que él, no era la persona que nos haría feliz  y tal vez decidimos dejarle al tiempo  y a la suerte, la responsabilidad de que nuestra relación mejorara. ¡Claro!, con el tiempo y la suerte  esa persona se convierte en el padre de nuestros hijos.

 

-  No te lamentes.  Si ahora estas sola  en “El Día del Padre” es lo que tienes y es lo que hay, ¿Qué harás con eso? ¿Cómo lo aprovecharás con tus hijos? ¿Te das cuenta?

 

¡Estás con tus hijos y no estás sola!  No permitas que un día festivo deje  de serlo porque tú como mujer no te sientes apoyada.

 

-  Festeja la existencia del padre  de tus hijos, esté o no esté. Sin importar la historia, sin  él no serías mamá y tus hijos no tendrían vida, agradece y enséñales a ellos que le agradezcan  por la simple razón de que ustedes están juntos, aunque esto suene un poco absurdo,  es una acción sumamente liberadora.

 

Agradecer es el primer paso para reconocer todo lo que se  ha superado a nivel personal y marca un gran acercamiento a la aceptación para que el perdón forme parte de tu vida.

Los Ángeles dicen: Aclara, sana… libera. 

 

Emocional, mental, energética y psicológicamente  es sumamente importante tener      presente la imagen de nuestra madre y padre para tener equilibrio, si no está la presencia, no importa. Acreditar la existencia de manera cordial  será suficiente, recuerda que el enojo que tú como mujer puedas tener con él, no  se debe revolver  con lo  que ellos tengan que sanar de manera independiente con su papá.

 

Domingo familiar, siempre se puede  buscar cualquier pretexto para festejar y convivir en familia y con alegría, recuerda que la compañía y el amor hacen digerible cualquier situación.

 

Feliz día a todos los padres presentes o ausentes, porque su existencia con lo que nos han podido dar, es la capacidad que su vivencia con su padre, les pudo dar.

-  Gracias por todas las enseñanzas, que nos ayudan a crecer y que nos hacen más fuertes.

-  Gracias por la carencia que nos enseño a trabajar.

-  Gracias porque nos enseñaron que somos valientes y autosuficientes.

-  Gracias porque nos ayudaron a valorar que es más fácil la vida cuando se vive tranquila.

-  Gracias porque su presencia y el trabajo en equipo, nos convirtieron en madres.

-  Gracias porque nuestros hijos nos escogieron justo para experimentar el desapego, el cambio y la diferencia.

-  Gracias por el dolor que nos enseñó a valorar la felicidad.

-  Gracias por las ofensas que nos enseñaron a recuperar la dignidad.

-  Gracias por cada momento en convivencia que nos hizo reconsiderar el sentido de la vida.

-  Gracias por su existencia...

Recuerda que no estás sola(o), hay un equipo de terapeutas que estamos a tu disposición cuando lo necesites, déjanos tus dudas o comentarios que a la brevedad te daremos respuesta.

© 2015 por ANNEE