"LÍMITES"

Por: Eugenia Mancera 

Es en el hogar en donde los hijos aprenden y fortalecen lo que les muestras a cada momento, el respeto a tu pareja, el apoyo que le ofreces en las labores domésticas, en la administración de las riquezas, la comunicación, saber pedir ayuda, saber escuchar y saber en qué momento podemos hablar, en dónde todos los integrantes se comprometen entre sí para lograr un objetivo: "la unión".

 

La unión se da en base al comportamiento de cada miembro y la disposición y compromiso que cada uno tenga con el resto de los integrantes, recordando que los padres siempre deberán poner los límites necesarios pues son quienes están a cargo y ambos tendrán que llegar a acuerdos firmes y apoyarse aún y cuando no estén de acuerdo con el proceder del otro.

Cuando permites que sólo tu pareja sea quien ejerza los castigos, alce  la voz, ponga los límites y decida lo que hay que hacer en determinadas situaciones lo que estás haciendo es evadir tu responsabilidad dentro de tu equipo haciendo evidente tu falta de amor y compromiso con tu pareja y con tu familia. En ocasiones la falta de firmeza en tus decisiones, la falta de carácter para poner límites es una forma de evadir las discusiones, lo que puede generar aún más situaciones de riesgo.

 

Poner límites no significa coartar la libertad de los hijos, significa en realidad establecer las reglas necesarias para la convivencia y la comunicación respetuosa de hijos a padres pero también de padres a hijos.

 

Libera a tus hijos, déjalos ir, permíteles cometer sus errores; que se lastimen de vez en cuando. Ayúdalos a levantarse cuando puedas, si han tenido una pequeña caída, pero no intentes evitarles vivir sus vidas; dales libertad, incluso esa libertad de hacer algo que claramente no puede ser lo mejor para ellos y que tú consideras malo. Trátalos con respeto y  siempre ten en tu corazón la siguiente frase “yo elijo para ti, lo que tu elijas para ti, te doy libertad para que tomes las decisiones que desees tomar en tu vida, y pase lo que pase nunca dejaré de amarte."

Recuerda que poner límites va más allá de lo que los demás puedan pensar de tus logros como padre, de creer que haces lo correcto, de obtener halagos, de ser admirado, no se trata de estar orgulloso de cada integrante, se trata de enseñarles a estar orgullosos de ellos mismos por ser quienes decidan ser.

 

Se trata de mostrarles el amor para que se amen así mismos, y hagan con seguridad lo que sea que deseen, se trata de mostrarles que el éxito es alcanzar sus sueños, no los tuyos, se trata de enseñarles su grandeza si no pueden verla, se trata de que les ayudes a realizar sus sueños o ayudar a que los descubran si no lo han hecho, orientarlos para que sepan quiénes son y qué quieren hacer; si ayudas a los demás a obtener lo que desean, en el camino también obtendrás lo que tu deseas, porque estas actuando en amor.

Eugenia

Nacida en la Ciudad de México, a sus 45 años y después de desarrollarse como Lic. en Derecho por casi 20 años, decidió emprender una nueva experiencia, eligiendo compartir sus experiencias de vida a través de dos libros, en donde nos invita a reflexionar acerca de la vida y nos habla de la responsabilidad que tenemos hacia nosotros y hacia los demás, en donde cada elección que hagas, afecta la vida de todo lo que te rodea.

Su trabajo tiene como objetivo liberarnos de las cadenas del pasado, en donde se nos imponían conceptos de forma imperativa para determinar cómo vivir nuestras vidas, dentro de los márgenes que indicaba una sociedad muy dura y tajante, perdiendo la libertad de decidir lo que queríamos ser y cómo debíamos comportarnos.

 

Estos libros nos dan la oportunidad de hacer un viaje a nuestro interior para determinar a partir de hoy, quienes elegimos ser, sin limitantes, con la única misión de ser felices haciendo lo que nos gusta, sin tener que complacer a nadie más.

 

Nos ayuda a entender que esta es nuestra vida y que nadie tiene derecho a elegir por nosotros y que nosotros debemos responsabilizarnos al 100% de las decisiones y sus consecuencias, entendiendo que todo lo que pasa, no nos pasa a nosotros, pasa por nosotros.

© 2015 por ANNEE