amornoes
Artículo Especial
"Lo que tus hijos te quieren decir con su comportamiento"

 

                     

       

                         

 Por:  Blanca Cienfuegos

clic para editarme.

Cuando los niños nacen vienen en blanco, no traen nada aprendido y van tomando todo lo que nosotros como padres les vamos modelando.

 

Ojo, escribí MODELANDO, o sea que van aprendiendo de lo que nosotros actuamos, no de lo que les decimos. Recuerda... "nuestros comportamientos son tan fuertes, que no dejan escuchar lo que decimos".

 

Está comprobado que la principal influencia la recibimos de nuestra madre, misma que desempeña un papel social por ser la organizadora de los recursos emocionales.

 

Los niños no saben lo que sienten, sólo sienten, no lo pueden aclarar y no nos pueden decir con palabras qué es lo que les está pasando. Su única manera de expresarse es con comportamientos que podemos considerar no adecuados.

 

Una de las primeras formas de expresión, es a través del llanto o el berrinche, pasan de la tristeza a la alegría y viceversa de forma muy rápida.

Con estos comportamientos nos dicen:

No me siento a gusto con lo que está sucediendo, tu manera de tratarme me duele, lo que está pasando en casa me asusta, me siento inseguro, necesito que me digas que me quieres, necesito saber que me aceptas sin condiciones.

 

Mucho de lo que vivimos con nuestros hijos nos recuerda a lo que vivimos con nuestros padres en nuestra propia infancia. Inconscientemente llegamos a comportarnos como niños, poniéndonos al tú por tú con nuestro hijo y, en estos casos, el adulto (papá o mamá) no está, sólo se quedó un niño dolido por su confusión de infancia, peleando con otro niño, confundido también.

 

La próxima vez que quieras castigar a tu hijo por un comportamiento no adecuado, revisa qué le has modelado y trata de entender qué te quiere decir con su comportamiento. Ponte a su altura, baja a su nivel físico, siéntate en el piso si es necesario para que toda tu persona esté a su altura, ya que si te quedas de pie te verá como un gigante. Ve a tu hijo a los ojos, practica la escucha activa cuando te diga algo y deja de hacer lo que estás haciendo para escucharlo.

 

 

Acepta a tu hijo, recuerda que lo que corriges es “su comportamiento”, puedes corregir sin ofender. El aprendizaje no tiene que doler. La autoestima y la autoconfianza, son partes sagradas del niño y nadie tiene derecho a lastimarlas.

 

RECUERDA:  cuando llegó a tu vida no sabía nada, lo que sabe lo ha aprendido de ti. Tus hijos necesitan CONTACTO, RECONOCIMIENTO Y MOTIVACIÓN sin etiquetas.

 

Es necesario que tomemos nuestro lugar de adulto y con  total responsabilidad, como te lo comenté al inicio, analizar qué me corresponde de lo que le he modelado y darme cuenta de “qué es lo que mi hijo me está queriendo decir con su comportamiento, descifrarlo y actuar en consecuencia”.

 

 

LA EDUCACIÓN DE MIS HIJOS ES MI RESPONSABILIDAD ABSOLUTA.

 

 

SUS COMPORTAMIENTOS SON MENSAJES QUE ME CORRESPONDE DESCIFRAR.

 

 

amorNOes... CREER QUE QUIENES ESTÁN MAL SON LOS HIJOS.

 

 

No dudes en dejarnos tus datos con tus dudas, sugerencias o preguntas que a la brevedad nos pondremos en contacto contigo.

 

 

© 2015 por ANNEE