Artículo Especial
"Los nietos son otra oportunidad"
Ma. Carmen Especialista

Cuando llegan los hijos a nuestras vidas, no tenemos idea de cómo quererlos y educarlos. Tal vez nos dedicamos a corregirlos y decirles que se comporten, pero nos perdemos de acogerlos y consentirlos porque creemos que si los apapachamos, los maleducamos y pensamos que les hacemos mal.


Tal vez en las noches los besamos y abrazamos, arrepintiéndonos de lo duro que los tratamos durante el día; aunque ellos no se den cuenta de nuestro trato. Y así llega el día siguiente y volvemos a la rutina y a nuestra exigencia “por su bien”


Nadie nos dijo que podríamos educarlos con amor y caricias y no nos atrevemos a probar este tipo de educación.


Con los nietos nos llega la oportunidad de probar otra manera de querer y dar amor. Nos atrevemos a consentirlos, a desafiar a sus padres (nuestros hijos) y darles todo nuestro cariño a esos niños que por más que queremos decirles que no, o regañarlos, salen muy débiles esos reclamos y esas llamadas de atención. Y por supuesto que ellos lo sienten y se aprovechan de nosotros!


Pero qué maravilla poder reestructurar un poco nuestra conducta y sentirnos muy bien, pensando en que es otro momento que la vida nos regala en donde podemos demostrar el cariño; que no tenemos por qué sentir miedo de entregar nuestro amor y expresarlo! Tal vez llegue el mensaje más claro a nuestros hijos también, de que podemos cambiar y que el amor lo podemos dar sin temor.

Podemos arriesgarnos poco a poco a decirles a nuestros hijos cuánto es el amor que les tenemos y acercarnos a la expresión honesta desde nuestros corazones para mostrarles nuestro gran amor. Todo eso que no quisimos decir cuando estaban pequeños por temor a no saber educarlos y hacer las cosas mal. Así nos adiestraron como padres y necesitamos cambiarlo ahora para no perdernos las demostraciones de afecto entre todos.

Y cuando nuestros nietos extiendan sus manitas para que los abracemos… y cuando nos digan te quiero mucho! Atrevernos a decirles cuánto los queremos sin tener prejuicios. Dejarnos amar por ellos y Amarlos con todo nuestro ser!

Gracias Señor por permitirme la bendición de ser abuela!!! Y ayúdame a que pueda demostrarles todo mi amor a mis nietos y a mis hijos a través de ellos y a ellos mismos.