Relaciones contaminantes
La agresión verbal
Palabras que matan V

                       

 

 

                          Por: Guadalupe Cervantes - Pacheco

 

 

 

Socialmente la expresión de la ira es más permitido en el varón que en la mujer.  Sin embargo hombres y mujeres somos invadidos por esa emoción, la cuestión es encontrar la forma adecuada para dar a conocer nuestras diferencias.

 

Cuando no hay posibilidad de responder correctamente a la violencia verbal que ejerce el otro sobre nuestra vida, nos llena de frustración, angustia, resentimiento y poco a poco se padece un letargo donde no pasa nada.  Aldoy Huxley decía:  “Los hechos no dejan de existir por el simple hecho de ignorarlos”

amornoes

Poner límites a la ira y violencia verbal es salud

Principios para salir de la agresión verbal.

 

+ En el área en que te agrede tendrás que mejorar.  Si la tienes identificada, decides trabajar en ella y percibes que la agresión va disminuyendo, significará que vas sanando tu parte débil.

 

+ El agresor y manipulador verbal te ayudará a entrar a ese lugar donde radica tu fuerza y desde ahí crear la libertad necesaria para evitar que vuelvan a perturbar tu autonomía, conocer los desafíos y lograr tus metas.

 

+ Si decides hacer frente a la agresión significa que has reactivado tu proyecto de vida.  Madurar tu carácter, liberarte de las culpas y aprender a repeler el rechazo, te hará entrar a nuevos niveles de relaciones y de poder.

+ Es importante estar agradecido con los agresores, porque es la forma más concreta, cercana y rápida de aprender con quien no debemos juntarnos.  Cuando tienes clara tu meta y con pasión la quieres conseguir, esta experiencia te ayudará a identificar plenamente a aquellos que debes elegir  para que te acompañen en tu camino. 

 

+ El agresor verbal deja una gran lección en la vida:  No tienes porque agradar a todo el mundo.

 

+ La persona, sus agresiones, sus palabras son exactamente lo que al dejarte una herida hará que saques de ti la medicina necesaria para resolver tus partes débiles. Yo diría que es el “terapeuta”  necesario para salir fortalecido, (aunque parezca grotesco)

 

+ La agresión verbal extenderá tu mente o la limitará según cómo tu la proceses.

 

Te envío algunas frases al respecto de este perfil tóxico.

 

La lengua de los sabios es medicina

 

Las palabras son como las abejas, tienen miel y aguijón

 

Las palabras que no van seguidas de los hechos no sirven para nada

 

Las primeras palabras que la nodriza del hijo del rey debe enseñarle son:  “yo perdono”

 

 

 

Bibliografía.

“Desaprendiendo para vivir”

Guadalupe Cervantes de Pacheco

 

“Gente Tóxica”

Bernardo Stamateas

BSA

© 2015 por ANNEE