amornoes

que yo no trabaje porque tú no quieres

En la visión de...

amorNOes
amorNOes
amorNOes
 

amorNOes...

que yo no trabaje porque tú no quieres

 

 

                     

                    Por:  Carlos Aldana

 

 

 

amorNOes

Uno de los problemas más comunes entre la pareja, es el impedimento a que la mujer trabaje. El derecho a este beneficio es mutuo y las cualidades de ambos son suficientes para lograr un desarrollo en el área profesional.

 

En esta época sería primitivo pensar que la mujer sólo puede o debe dedicarse al hogar o al cuidado de los hijos, lo que es una costumbre común en padres de familia con creencias desiguales o que provienen de ambientes familiares llenos de costumbres poco prácticas e injustas.

 

En algunos casos este impedimento se da por la inseguridad de él, al sentirse igualado o superado por la mujer. La noticia, es que la mujer tiene muchísima facilidad para desarrollar cualquier tipo de trabajo que pueda realizar un hombre.

amorNOes

Hoy en día existen directoras de empresas que asumen cargas de trabajo y grandes responsabilidades; existen muchísimas mujeres obreras y hasta presidentas en algunos países.

 

Si tu esposo se opone a tu deseo o necesidad de trabajar, debes intentar aclarar el punto con él sobre tu  derecho por elegir  lo que quieres para tu bien.

 

Puedes hablar con él sobre los beneficios económicos de que ambos trabajen,  sobre tu realización personal y ser auto suficiente; informarle que el hecho de que no quiera y te presione, o no te deje trabajar, es un tema legal de desigualdad y que no es un hombre actual, libre de complejos y miedos, que pueden ser superados.

Si tienes alguna duda al respecto puedes pedir orientación o asesoría con algún terapeuta para sentirte segura.

 

¡Ánimo! Recuerda que eres una persona llena de cualidades,  cree en tu proyecto de vida personal y recuerda que el mundo busca personas llenas de ganas de trabajar.

amorNOes...   que yo no trabaje porque tú no quieres.

 

Me encantaría que me cuentes tu historia, me dejes tus comentarios, dudas o sugerencias. Entra al espacio de contacto que a la brevedad me comunicaré contigo.

 

amorNOes

que yo no trabaje porque tú no quieres

 

                 Por Ma. Carmen Rodarte

 

 

Cuando niña, todos decidían por mí porque yo no tenía la capacidad de análisis desarrollada y no podía saber lo que me convenía o no.

 

Cuando voy creciendo en edad y,  en conocimiento, puedo empezar a decidir las cosas que prefiero, a pesar de que me equivoque en la elección. Algunas veces me gustará el resultado y otras no.

 

Cuando yo decido comprometerme con una pareja, tendría que hacer un contrato por lo menos hablado, de lo que yo quiero y puedo hacer en la relación y lo que él quiere y puede hacer en ella.

amorNOes
amorNOes

Las negociaciones entre pareja son muy necesarias, ya que no puedo dejar a la interpretación lo que supongo que tu harás y te responsabilizarás. Tampoco puedo dejar que tú supongas lo que yo haré y será mi responsabilidad.

 

La  buena comunicación es básica para no tener malentendidos, ni supuestos de uno con el otro.

 

Si yo tomo la decisión de no trabajar y tú la apoyas, está bien, pero que tú tomes la decisión de que yo no trabaje, estaría dejando mi responsabilidad de decidir a tus gustos y caprichos, por lo tanto, no sería lo mejor

Si llegamos a un acuerdo y acepto las condiciones que me propones, de no trabajar y dedicarme al hogar, es muy distinto a dejarme imponer tu voluntad.

 

Por eso, te invito a que vayas incrementando el conocimiento de ti misma para saber cómo y qué es importante que negocies  con tu pareja sabiendo que, la última decisión sobre lo que tú quieres hacer es solo tuya y asumiendo las consecuencias de tu decisión.

 

Si tienes una opinión o comentario que quieras hacer al respecto, estoy abierta a escucharte, entra a contacto y no dudes en dejarnos tus datos.

 

¡Hola! Aquí encontrarás  historias reales, reflexiones, cuentos o simplemente frases  que tienen que ver con los diferentes tipos de violencia; física, económica, sexual, emocional y, también algunos otros temas, que iré mencionando según sea el caso.

 

                Por Paulina Rébora

 

 

Hoy les voy a platicar de Pilar…

 

Pilar estudió Administración de Empresas y empezó a trabajar desde que salió de la universidad, de eso, hace diez años. Tuvo su primer trabajo como asistente del Gerente Administrativo de una empresa muy reconocida; tenía una gran capacidad y entrega al trabajo. Ella es una persona a la que le gusta superarse constantemente. Estudió la maestría en Finanzas y fue teniendo ascensos, hasta que logró ser  Directora de Finanzas en dicha empresa.

 

Julián, su esposo, también es un hombre exitoso que poco a poco ha ido consolidando su propia empresa. Los dos están muy contentos con lo que hacen y se sienten muy satisfechos con lo que están  logrando.

 

El conflicto empezó  pocos meses después de que el bebé naciera. Julián le dijo: “Yo creo que vas considerando dejar de trabajar, para que puedas quedarte a atender al bebé”.

 

Pilar, con gran desesperación y frustración ante el comentario de Julián, reaccionó con un enojo que la rebasó; empezó a gritarle que no era justo, que por qué tenía que dejar ella su trabajo y le preguntó: “¿Por qué tengo que ser yo y no tú, el que se dedique a cuidar al bebé?”

 

Fue la primera de muchas discusiones al respecto. No pudiendo ponerse de acuerdo siguieron  peleando, agrediéndose, con muy poco entendimiento y cada uno defendiendo su postura, sueños, realización, etc.

 

Pasaron los meses, cada uno seguía en su propia postura hasta que Pilar, con una tristeza tremenda, tomó la decisión de dejar su trabajo. Le llevó tiempo superar esa renuncia a su propia realización como Ejecutiva. Se quedó eso como una añoranza en su corazón y buscó formas más sencillas de trabajar, como vendedora, sin descuidar a su bebé.

 

amorNOes... que yo no trabaje porque tú no quieres.

amornoes
amornoes

Si tu vida se parece a la de Pilar… yo te preguntó:

 

¿Tendrías una plática con tu pareja para llegar a acuerdos en cada situación nueva que se va presentando en tu vida?

 

¿Tomarías en cuenta lo que tu pareja opina, sin juzgar, antes de analizar lo que él piensa?

 

¿Evaluarías con él los pros y contras de las decisiones que se puedan tomar?

 

¿Estarías dispuesta a posponer tus planes de trabajo y modificar tus prioridades  por un tiempo razonable?

Decidir es renunciar.

Renunciar genera mucha frustración.

Tomar decisiones genera tensión.

Decidir no decidir, es tomar una decisión. 

Alguien más la toma por ti.

 

Libro:"Capacidades"

Guadalupe Pacheco.

Recuerda entrar a contacto y dejarme tus comentarios, dudas o sugerencias, que a la brevedad con gusto te responderé.

amornoes
amornoes