Artículo Especial
 
"LA IMPORTANCIA DE DIALOGAR"
amornoes

En una relación de pareja es indispensable que cada uno revise si está pudiendo expresar lo que le gusta y lo que prefiere en cualquier aspecto de la relación... paseos, comida, actividad sexual, etc. y si hay hijos, qué educación quieren para ellos.

 

Iniciemos por entender que hombres y mujeres son diferentes.

                                  

Los Hombres

-  Hablan para indicar algo

-  Hacen una pregunta concreta

-  Dan información (les cuesta poner nombre a sus afectos)

Las Mujeres

-  Verbalizamos todo

-  Transformamos en palabras lo que pensamos y sentimos                                  

Estas sencillas diferencias hacen que el hombre no comprenda qué busca una mujer cuando expresa su emoción:

-  ¿Está reclamando algo?

-  ¿Está diciendo que se siente insatisfecha y que no le alcanza lo que le doy?

-  ¿Está pidiendo mi consejo?

-  ¿Está enojada conmigo?

 

Ante estas preguntas, él tiene la idea de… “lo mejor es no escuchar". Si él no puede dar una respuesta, si no sabe cómo podría solucionarlo, si no está dispuesto a hacer más de lo que hace, si está cansado con sus propios problemas… Entonces en lugar de iniciar un diálogo que seguramente terminará en discusión, adopta una expresión neutral y se aleja lo más rápidamente  posible. Es más o menos lo mismo que hacía cuando era pequeño y su madre se enojaba, trataba de desaparecer. Aprendió que a la mujer  no hay que enfrentarla para no exacerbar su enojo y,  que hay que desaparecer de su vista lo antes posible para evitar que recuerde “travesuras” que él ya olvidó…. Pero ella NO.

En una pareja el diálogo es fundamental. Pero dialogar no es simplemente hablar, sino hacerlo de una manera en que se produzca apertura hacia el otro y haya una verdadera comunión.

 

Hablar, no replicar, no convencer, sino abrir el corazón. De eso se trata el diálogo.

 

Es necesario que haya una buena oreja, pues sin escucha, no hay diálogo. Después se requiere de alguien que comunique, que diga lo que siente, que no acuse, no reclame ni busque la persuasión.

 

Quien habla asertivamente tiene más posibilidades de encontrar una verdadera escucha, que dicho sea de paso, no es sólo quedarse en silencio, sino abrir el corazón.

amorNOes, “aguantar callado”.

 

No dudes en dejarnos tus datos con tus dudas, sugerencias o preguntas que a la brevedad nos pondremos en contacto contigo.

© 2015 por ANNEE