"Relaciones contaminantes"

 "Carga-mete-culpas"

 ¿Cómo podré pagarle a la vida? III

 

 

        

                        Por: Guadalupe Cervantes - Pacheco

 

amornoes

Dos ideas más al respecto:

 

La primera de ellas es respecto a la consideración que debemos a los demás.  Es importante tomar en cuenta que con esas mismas frases que fuiste “inyectado” de culpas, esa misma persona fue inoculado.  Así que solamente es un proclamador de su dolor.  Repetimos una y otra vez el mismo cuento quizá hasta un día, que al emitir una frase no escuchamos nuestra voz si no oímos claramente a nuestro padre o madre, y por fin reaccionamos…” ¡Estoy diciendo lo mismo que me molestaba, y me dolía tanto oír!”

 

La segunda se trata de que cada familia, de acuerdo a sus valores siembra culpas.

 

-  Los padres con grandes necesidades de logro infectan a sus hijos con la culpa de ser mediocres.

 

“En esta casa no se acepta a ningún Don Nadie”

 

“Te tienes que labrar un nombre para que cuentes en la vida y así poder ser reconocido” 

 

-  Los padres con valores muy intelectuales cargan a sus hijos con culpa de ser tontos:

 

“El mundo está lleno de estúpidos que no conocen la O por lo redondo”

 

“Debes de seguir los pasos de esta familia que es reconocida por su cultura”

 

-  Los padres que son de ideas religiosas muy cuadradas inoculan a sus hijos por no ser virtuosos,

 

“Dios siempre ve tus acciones, de Él no te puedes esconder”

 

“Acuérdate que todo lo malo que se hace en este mundo se paga tarde o temprano”

 

-  Los padres que dan el valor máximo a las buenas relaciones cargarán de culpa a sus hijos por no mantener a la familia unida.

 

“La familia es el bien más grande así que están prohibidos los pleitos”

 

“Eres la persona que debe ver por la unión de esta familia”

Si tú continúas escuchando las frases que oíste en tu infancia y a pesar de los años que han pasado, aunque el “juez” haya muerto, estas ideas siguen marcando el paso de tu vida, pregúntate si vale la pena darles el mismo poder que te causan la anulación de tu propio destino.

 

Se desperdicia la vida tratando de dar gusto a otros en lugar de conformar una vida exitosa y placentera para sí.

amornoes

Los seres humanos tenemos derecho a ser felices y vivir libres de culpas.  La obsesión por las culpas trae dolor y heridas a cuerpo y alma.  Es tiempo de ser libres de los paradigmas falsos que hasta hoy han te han dirigido. 

 

Bibliografía

“Enamoramiento, amor y matrimonio”

Guadalupe Cervantes-Pacheco