que yo permita que controles mi forma de vestir

En la visión de...

amornoes
amornoes
amornoes

Artículos

 

amorNOes

que yo permita que controles mi forma de vestir

 

 

                 Por Andrea Gómez

 

 

 

¿Te has dado cuenta que la gran mayoría de las veces, eliges tu ropa en sintonía a cómo te sientes ese día?

 

Por ejemplo: tal vez un día te vistes completamente de negro o colores oscuros como azul marino, chocolate o gris y, si observas tu estado de ánimo, seguramente ese día estás un poco triste, melancólica o cerrando un ciclo importante en tu vida.

 

Otro día eliges colores rosa, fiusha, ciruela, cereza, bugambilia y observas que tu estado de ánimo es más protector, maternal, suave, cálido, dulce y romántico. En otra ocasión, eliges colores exóticos, fosforescentes, patrones combinados, elementos grandes y con colores muy vivos y te sientes creativa, innovadora, con muchas ideas y proyectos nuevos. Finalmente, en otros momentos te sientes con ganas de encaje, colores rojos, minifaldas, un maquillaje seductor, el cabello suelto y un rico perfume que te haga sentir hermosa y, probablemente, ese día tu ánimo es mucho más seductor, persuasivo, atractivo y te sientes muy segura con tu cuerpo.

amornoes
amornoes

Todo lo que eliges usar como tu ropa, accesorios, perfume, peinados y zapatos, narra algo de tu mundo interno; es la forma más clara y tangible de contarle al mundo cómo estás, cómo te sientes y quién eres. No es algo que hagamos de forma consciente, sino que es un acto diario, inmediato e inconsciente.

 

La imagen, aunque existe el estereotipo de ser algo completamente superficial, en realidad va mucho más allá. Es algo que se conecta al interior de cada persona y, es por esto mismo, que nadie puede controlar, imponer o prohibir sobre tu imagen. Tú eres la única dueña de cada elemento en tu vestimenta y no existe valía alguna para pensar que puedes ser juzgada por tu ropa e imagen. Cada quien decide y elige qué es lo que quiere proyectar al mundo con su imagen y en ésta, como en todas las demás áreas de tu vida, tienes toda la libertad para elegir. Si alguien intenta cambiar tu forma de vestir, es como si metafóricamente intentará cambiar tu personalidad, gustos, pensamientos y lo más importante, coartar tu libertad.

Amor NO es permitir que alguien te diga qué ponerte y cómo ponértelo, ni para mostrar o esconder algo que no quieres, ni para reprimir, apretar, censurar o ampliar; sólo tú decides como mostrar tu imagen a través de tu cuerpo y tus prendas.

 

Recuerda que también hay personas que te lo dicen por aconsejarte y no por quererte controlar. En tal caso, deberás hacer un buen uso de tu intuición para saber que el comentario es para ayudarte y no para controlarte.

 

Así es que recuerda esto y sé creativa con tu imagen! Juega con elementos,

explora estilos, colores, accesorios, reinvéntate y siéntete segura y libre!

 

Recuerda que puedes dejarme tus comentarios, sugerencias o preguntas en el espacio de contacto que a la brevedad te contestaré.

 

 

amorNOes

que yo permita que controles mi forma de vestir

 

                     

                    Por:  Isabel del Toro

 

Cuando yo era universitaria salí con un chavo que en nuestra primera cita, su hermoso comentario fue “¡qué bueno que traes zapatos lisos, pues a mí me chocan los que tienen moños, pliegues, combinación con otros colores. Los únicos que puedes usar conmigo cuando salgamos son: tonos negros, azul marino, cafés y vino!”

 

En ese entonces, la moda era “Flans”, zapatos rosas, amarillos, grises, morados. ¡Fiu!, qué suerte… y así empezó la historia; ningún halago, pero sí mucha crítica. La última vez que salí con él fue cuando me dijo que las únicas mujeres que a él le gustaban eran las rubias. Después de varias invitaciones con su respectiva negativa, me preguntó que si había hecho algo malo…

amornoes

A mi consultorio llegó una chica de muy buen ver, con mini  falda y muy enamorada de su marido, él le llevaba 30 años, ella tenía 23 y el 53. 

Después de mi pregunta... ¿Que los trae por aquí? él inició la conversación de manera inmediata,  “Mi esposa se viste de manera provocativa y llamativa y no quiere dejar de trabajar…”

 

Lo primero que le pregunté fue cómo se vestía cuando se hicieron novios y lo conquistó, él sin pensarlo mucho dijo “igual que hoy”. Les propuse que cada uno asistiera a una sesión de terapia individual.  Él asistió puntualmente, en esa sesión me dijo que si su esposa no trabajara él pagaría y escogería toda su ropa, con lo cual él sería muy feliz ya que según él, una mujer casada y decente, se viste de manera diferente.

 

Ella no llegó a su sesión individual. Después de mucho tiempo nos encontramos y realmente me dio pena verla. Se veía apagada, me comentó que hizo todo lo que quiso su marido… se salió de trabajar, cambió por completo su forma de vestir; ahora parece una mujer 30 años más grande, se embarazó y se acaba de enterar que su marido la engaña con una jovencita ahora, 35 años más joven que él.

amornoes

Otra paciente contrajo matrimonio cuando tenía 19 años con un hombre que le llevaba 8 y tenía de conocerlo 3 meses. En ese entonces estaba de moda la minifalda y ella vestía de esa forma. En  el transcurso de meses, sus vestidos y faldas quedaron arrumbados en el armario, ya que él le manifestaba lo hermosa que se veía con pantalones vaqueros, la llevó a comprar zapatos tipo hombre, jeans y blusas camiseras. Cuando cumplieron 24 años de casados, ella se enteró que él la engañaba con otro y que es homosexual.

 

Estos casos muestran claramente algunas de las problemáticas que tienen las personas. El controlador se encuentra con la persona que permite que la controlen, así como a la persona necesitada de afecto y que hace lo que sea con tal de que el otro no se enoje y la deje. La mayoría de las veces, a los hombres que te piden que cambies tu forma de vestir o de actuar, les dejarás de gustar y después  buscarán a una mujer que se vista y se comporte muy igual a como tú lo hacías cuando él te conoció.

 

La persona sometida no se da cuenta del precio tan alto que está pagando, llegan a dudar tanto de ellas, que realmente creen que no tiene ni el derecho ni el gusto suficiente para escoger su propia vestimenta.

 

En la etapa del enamoramiento, agradarle a tu pareja es tu razón  principal y no alcanzas a ver el cómo quieren dominarte en todas las áreas de tu vida, que es él el que tiene un problema y que te hace creer que ese problema es tuyo.

 

Después del enamoramiento, cuando te sometes, puedes llegar hasta la humillación ya sea privada o en público y, por miedo de no poder seguir sin él, te ciegas y no sólo aceptas, sino que también lo disculpas.

 

Hay que tomar en cuenta y no perder de vista que no todos los hombres quieren controlar tu forma de vestir y que en ocasiones sólo te dan su punto de vista, esto tu podrás saberlo si al decírtelo él lo hace de una manera amorosa, sin descalificarte y  respetando lo que tu decidas.

 

¡Hola! Aquí encontrarán historias reales, con reflexiones, cuentos o simplemente frases, que tienen que ver con la violencia, alcoholismo, maltrato y otros temas que iré mencionando, según sea el caso.

 

                Por Paulina Rébora

 

 

Hemos escuchado mucho sobre violencia intrafamiliar, pero lo que ahora está siendo muy común y a la vez inaceptable, es la violencia en el noviazgo.

 

Hoy les voy a hablar de Pamela y Erick...

 

Pamela es una chica de veintidós años, trabaja en una tienda departamental como vendedora, es muy guapa tiene un carácter muy abierto, fácil de llevarse con la  gente, ya sean compañeros o clientes.

amornoes

Erick, su novio,  tiene veinticinco años, trabaja en la misma tienda en el área de contabilidad. Es un chico un poco introvertido, con dificultad para relacionarse con los demás. Llevan cuatro años de relación.

 

En una ocasión fueron a una reunión con otros compañeros de trabajo y cuando Erick pasó por Pamela, se sorprendió porque la blusa  de ella estaba muy escotada. No dijo nada en ese momento, pero en el trayecto iba muy callado y se veía enojado. Aunque Pamela le preguntaba que pasaba, el decía que nada. “La famosa ley del hielo”.  Ya en la reunión él se comportó de manera grosera con ella y con sus amigos.  De regreso, habiendo bebido de más, le empezó a gritar, diciendo que no le parecía que se pusiera esas blusas tan escotadas porque todos se le quedaban viendo.

amornoes

Otro día Pamela estaba trabajando, iba vestida con una falda corta, como las usan ahora las jovencitas. Erick pasó por ella para irse a comer juntos y al ver como llamaba la atención, empezó a sentir muchos celos,  la agarró de la mano y la jaló fuertemente, diciéndole que no sabía vestirse para ir a trabajar y que estaba muy decepcionado de ella.

 

Pamela queriendo darle gusto a Erick y para que no se enoje,  ha tratado de hacer  cambios en su forma de vestir pero no lo ha logrado, porque cuando no es el escote de la blusa, es la minifalda o el pantalón entallado y se ha dado cuenta que el enojo de Erick ha ido en aumento, pasó de no hablarle, a los gritos, a jalonearla y lo ultimo a empujarla.

 

amorNOes que yo permita que controles mi forma de vestir.

 

Los límites se ponen donde uno no quiere que se repita alguna situación.  Siempre se acompañan de consecuencias.

 

Los límites definen dónde terminas tú y dóinde empieza el otro o dónde termina el otro y donde empiezas tú.

 

Si sientes que has sido afectado por la conducta del otro, tienes derecho a definir un límite, clarificarlo para ti y comunicándolo al otro y dejando claras las consecuencias que se van a implementar si no se respetan esos límites.

 

Del libro “Como se ponen los límites” de Pepe Rodríguez Alonso.

 

Y  recuerda que aquí hay un espacio donde podemos oritentarte, escucharte. Entra a contacto que a la brevedad te contestaremos.