que yo permita que me insultes

En la visión de...

En la visión de...

amornoes
amornoes
amornoes

Artículos

AMOR NO ES

que yo permita que me insultes

                 

 

                     

                        Por Cesar Corona

 

 

La violencia verbal es un tipo de violencia muy común en el mundo, no porque sea común es menos dañina y agresiva que las demás violencias.

 

Nadie que te ame tiene porque insultarte, esto es una creencia vieja y obsoleta que nuestros abuelos transmitieron a muchos de nuestros padres, pero ahora sabemos que las personas entienden las cosas mucho mejor de una forma amorosa que de una forma violenta.

 

Una persona que habla con groserías e insultos deja entrever una personalidad muy agresiva, a la cual le gusta controlar a la otra persona a través de la fuerza haciendo que ésta se sienta menos, utilizando métodos de humillación y sumisión, ya sea con gritos, malas palabras, o atacando su forma de ser, pensar o actuar.... Las razones profundas por la que una persona actúa así, no justifican la acción, pero sí te llevan a comprender un poco más lo insegura que se siente como persona para sobajar a alguien más.

 

 

 

Cada que alguien te insulta te hace sentir mal, poco respetado y lastimado, e incluso hay insultos que están disfrazados de un estilo de cariño, por ejemplo: gordita, feito, chaparrito, loquita, tontito, mensita... A este tipo de palabras se les conoce como un doble vínculo, por un lado me hace sentir como que el otro me quiere y me tiene cariño, pero en realidad y en el fondo, estas palabras tienen una carga agresiva muy grande, pues es una forma de rebajar tu capacidad y tu potencial y también lastiman tu autoestima y tu seguridad.  

Existen otras palabras que también son muy agresivas y a veces se confunde con una moda, por ejemplo, “güey” esta es una palabra que se ha generalizado sobre todo con los jóvenes, pero no por ello menos agresiva, ya que sucede lo mismo que con las que te platiqué hace un momento de doble vínculo, parece que todo somos amigos y tenemos entendido que esta palabra es permitida, pero por otro lado es faltarle al respeto a la otra persona.  

 

Y por último, existen los insultos que son directos y ofensivos y que tienen toda la intención de lastimar al otro, por ejemplo: hablarle con groserías a la otra persona, con gritos o acostumbrarte a llamarla/o con cierta palabra que sea muy agresiva y que le falte al respeto .  

 

Cuando en una relación se ha perdido el respeto es casi imposible reconstruirlo, se requiere mucha inteligencia, cambiar nuestros hábitos de comunicación y sobre todo comprender el valor que tiene cada uno como seres humanos individuales y como pareja.

 

Identifica qué personas te han insultado y cómo te han hecho sentir, después puedes intentar hablar con ellas y explicarles qué es lo que te sucede a ti con estos insultos y por último, recuerda que tú siempre tendrás el poder y la decisión de elegir con quien quieres pasar tu tiempo, de esta forma siempre podrás elegir retirarte de una relación cualquiera que se sea, en la que te sientas insultado o insultada.

 

amorNOes

que yo permita que me insultes

 

                     

                    Por:  Carlos Aldana

 

 

Una de las formas de maltrato y violencia entre parejas es recurrir al insulto.

 

Si tú eres víctima de la  intimidación con insultos por parte de tu pareja, bien valdría la pena preguntarte si es el hombre con el que quieres compartir tu vida.

 

No te demuestra amor la persona que agrede y somete.

 

El insulto es una muestra de inconformidad, amargura y tal vez hasta envidia. El hombre, al darse cuenta de tus logros y cualidades, se hace pequeño, mientras tú te haces grande y esa es una de la razones por la que podría recurrir a la violencia con insultos.

amornoes

A veces las personas prefieren buscar un modo de agresión verbal en lugar de aceptar sus propias fallas y errores.

 

Es bueno saber que sus insultos sólo son muestra de su inseguridad y lo más recomendable es no contestar a su agresión y saber que no por recibir insultos debes creerlos o acostumbrarte a ellos, cuando esto suceda podrías hacer un repaso en tu pensamiento, sí, un recuento de los logros y satisfacciones que te han llevado a ser una gran mujer y buscar ayuda profesional para reafirmar tu autovaloración y desarrollar la seguridad que requieres para hacer los cambios que necesitas en tu vida.

 

No te confundas, no se puede sentir amor por quien busca y logra minimizarte.

 

amorNOes, darle lo mejor de ti a quien insulta a tu persona, tu dignidad o tus actos.

 

 

                

 

 

¡Hola! Aquí encontrarán historias reales, con reflexiones, cuentos o simplemente frases, que tienen que ver con la violencia, alcoholismo, maltrato y otros temas que iré mencionando, según sea el caso.

amornoes

 

                

                      Por Paulina Rébora

 

 

Hoy les voy a platicar de Luz…

 

Es con relación a la violencia intrafamiliar que ella vivió de niña y ahora le afecta como empleada, esposa y madre.

 

Luz y yo hemos llegado a ser muy buenas amigas, lo que se dice “íntimas amigas” porque compartimos nuestras preocupaciones, nuestros miedos, nuestras alegrías, trabajamos juntas y, la hora de comida, es nuestro tiempo para compartir lo que estamos viviendo o cómo nos sentimos.

 

Un día me platicó que estaba muy triste, que su esposo la trataba muy mal y que no sabía qué hacer. Cuando a su esposo algo no le parecía le gritaba, le decía que no servía para nada, a veces incluso la humillaba delante de otras personas y le decía que estaba loca en frente de sus hijos para que no le hicieran caso… lo que más me asustó fue cuando me dijo “mira, no es tan grave, por lo menos NO ME GOLPEA”.

 

 

 

Luz continuó, me dijo que cuando era niña vio muchos pleitos entre sus padres, que su papá le hacía a su mamá todo lo que su esposo a ella, pero a diferencia de su esposo, su papá SÍ le pegaba en ocasiones a su mamá.

 

Muchas personas creen que la violencia sólo son los golpes y no es así.  Se puede vivir la violencia emocional, como es el caso de Luz,  quien estaba siendo  humillada, maltratada, no valorada y, sin darse cuenta que  estaba viviendo en un entorno violento.

 

amorNOes que yo permita que me insultes.

 

Cuando de niñas vivimos la violencia intrafamiliar, es probable que de adultas o sea como esposas o madres,  repitamos esa forma de vida. 

 

Si tu vida se parece a la de Luz…                yo te pregunto?

¿Qué sentirías al ver que a tu hija su esposo la humillara, ofendiera, o le pegara?

 

¿Te gustaría que tu esposo te valorara, respetara y te comprendiera?

 

¿Qué estarías dispuesta a hacer para que tu vida fuera diferente?

© 2015 por ANNEE